OPERACIÓN DE PECHO A LOS 20 ¿QUÉ OPINAS?

OPERACIÓN DE PECHO A LOS 20 ¿QUÉ OPINAS?

  • Oct 24, 2017
  • Jaione Martínez
  • Lifestyle

‘Tengo la nariz muy grande’, ‘tengo mucha barriga’,’ mis caderas son muy anchas’, ‘no me gustan mis piernas’, ‘tengo unos brazos gordos’,’ soy demasiado alta’, ‘soy muy bajita’, ‘tengo mucho pecho’, ‘no tengo nada de pecho’. Seguro que os sentís identificadas con algunas de estas afirmaciones, porque hasta la persona más fuerte tiene inseguridades.


Nos bombardean a diario con el prototipo perfecto de cuerpo y nos dicen qué está bien y qué está mal. Y al final de ello vivimos, por ello vestimos. Hoy os invitamos a reflexionar con nosotros, y es que como dueños que somos de nuestras vidas podemos tomar tres caminos: disimular, destacar o cambiar.

Tres opciones correctas siempre y cuando lo hagas por ti, por sentirte bien contigo misma, no por agradar al de tu lado. En primer lugar: disimular, nos pasamos el día disimulando las partes del cuerpo que menos nos gustan y para ellos disponemos de muchas herramientas, como el maquillaje, ropa ancha, tacones, etc. Porque eso nos hace sentirnos más seguras de nosotras mismas, porque creemos que por un momento nuestros fallos no existen, somos perfectas, o por lo menos con menos complejos.

Pero ¿y qué son fallos? A esos complejos que en muchas ocasiones ni la gente sabe que tienes los llamas fallos. Y es que recuerda que de esos errores se han enamorado o se enamorarán más de una vez, ¿por qué no aplicas el cuento y te quieres un poco más? ¿Por qué no destacas? Es muy sencillo, no temas a la moda, conviértete en su aliado. Piensa en aquella noche que te calzaste aquel par de tacones y los labios rojos y saliste con tus amigas a quemar tu ciudad. Pues ahora piensa que la calle es una pasarela, y cada día un desfile. Destaca! Llama la atención porque de esta manera verás como la gente no se fija en ese pequeño detalle que tanto miedo tienes a que te descubran (ese complejo, que probablemente alguien te lo haya creado).

Y por último: cambia! ¿Por qué no? Cambia tu hábito alimenticio, haz mas deporte, cámbiate el pelo, etc. No hay que tener miedo a los cambios. Porque todos somos personas y de humanos es quererse superar, quererse ver bien a uno mismo, pero siempre y cuando cambies por ti. Y si todos esos cambios no te sirven: cambia de entorno porque probablemente no estés planteado de forma adecuada esta transformación, quien te quiere te apoyará.

Y hoy os traemos un ejemplo de cambio, Silvia siempre había tenido complejo por tener el pecho pequeño. Pues hoy nos cuenta su experiencia.

Ojalá lo que aprendamos sea a juzgar menos y valorar más. Y antes de opinar negativamente sobre el aspecto físico de una persona, piensa que nunca sabrás en cual de esos tres caminos está, porque a lo mejor no ha llegado a ninguno.